Latino América "partida por 4"
 

Después de años dando vueltas por Latinoamérica, me cuesta encontrar muchos ejemplos de Corporaciones con una posición relevante en varios países de la región al mismo tiempo . Pensándolo un poco , pero poco…, me atrevo a decir qué  salvo el dominio de la industria Brasileña de la fabricación de zumos o las grandes  constructoras del mismo país,  me cuesta encontrar muchos más ejemplos de dominio en varios países de compañías Latinoamericanas en la región .

Y ¿ por qué? Pues tampoco lo sé, pero el atrevimiento me auto atribuye una licencia para  hacer una pequeña reflexión al respecto :

La mayoría de empresas de cierto tamaño han centrado sus políticas de expansión y crecimiento en Latinoamérica  en criterios de proximidad geográfica de las naciones , yendo en contra de la lógica del comercio qué recomendaría hacerlo en  criterios de similitud y características de los de los consumidores.  Quizás por ello, mi propuesta vaya más por una separación en 4 “clusters” basados en las herencias recibidas por las tres raíces culturales de la región (la indígena, la africana y la europea).

Así, podríamos, primero hablar de la América Latina indoeuropea , donde conviven fuertemente la parsimonia, el apego a la naturaleza y si me apuran un sentimiento casi melancólico, heredado de los Incas, los Mayas y de otras grandes culturas, con el sentimiento cartesiano y cuadriculado traído por los conquistadores Europeos. Bolivia, Perú, Ecuador, Guatemala, Honduras, El Salvador y México serían algunos de los representantes de este primer cluster continental, que tiene la potencia de sus fuertes raíces ancestrales y el beneficio estratégico potencial de su diferenciación con el resto del mundo.

Tendríamos, por otro lado, la América Latina afroeuropea, en la cual la espiritualidad, la sensualidad y el ritmo que trajeron los esclavos africanos se mezclaron con la practicidad europea, luego de diezmar con sus enfermedades a las pocas poblaciones indígenas que había en ellos. Ese mestizaje se encuentra fuertemente arraigado en Brasil, República Dominicana, Cuba, Puerto Rico, Panamá, Venezuela y algún otro país caribeño, que tienen un gusto por la vida tan grande que en el fondo son la envidia de los países desarrollados. Pero, por cierto, podríamos decir que dentro de este grupo, Brasil aunque sólo sea por tamaño , bien podría considerarse como una región diferenciada.

Siguiendo con este personal delirio geográfico, diría que también existe, aunque menos difusa, unaAmerica Latina europea, donde los inmigrantes de ultramar se mezclaron entre ellos, con una fantasía mayor que la de la propia Europa. Así, en Chile, Argentina y Uruguay y tal vez en Costa Rica, se mezclaron italianos, españoles, ingleses, alemanes y algún que otro europeo oriental un tanto desorientado, tan así era que (sin animo de resultar pedante) Jorge Luis Borges decía que sus paisanos los argentinos, descendían de los barcos. Este grupo, si bien no tienen la ventaja de la diferencia frente a los europeos, tienen una cercanía cultural con ellos, lo que facilita las relaciones comerciales con esa región.

Y claro, ahora me pregunto, ¿dónde está Colombia?… aquí quizás se acaba mi débil y delirante teoría. Quizás la podríamos meter en algún lugar entre las Américas Latinas indoeuropeas, debido a sus zonas andinas, y afroeuropea , por sus costas en el Pacífico y el Atlántico. Pero, de cualquier modo, con estos criterios preestablecidos, podremos situar a Colombia adecuadamente, con poco esfuerzo.

En fin, si agrupar geográficamente a los países de América Latina hace más cortos los viajes de los directivos y comerciales de las empresas, hacerlo sobre la base de la cultura podría hacer más eficientes sus estrategias corporativas de expansión regional. Sin duda , una publicidad mexicana funcionará mejor en Lima que en Buenos Aires, y un producto fabricado en Brasil, posiblemente funcione mejor en Caracas que en Santiago de Chile. Sin olvidar que un directivo acostumbrado a tratar con ejecutivos bolivianos, se sentirá más cómodo haciéndolo con hondureños antes que con dominicanos. Al final de la película, hoy en día, la tecnología nos demuestra que las barreras no son físicas sino culturales.

© 2016 by AVD Consultores

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now